Escuela de Liderazgo: Dejando un rastro

Dejando un rastro

El programa Escuela de Liderazgo de la Iglesia del Nazareno trae un enfoque fresco y moderno a la capacitación ministerial.

La serie de libros Escuela de Liderazgo ha sido diseñada con el propósito de proveer una herramienta a la iglesia para la formación, capacitación y entrenamiento de sus miembros a fin de integrarlos activamente al servicio cristiano conforme a los dones y el llamado (vocación) que han recibido de su Señor.

Cada uno de los libros provee el material de estudio para un curso del programa Escuela de Liderazgo que es ofrecido por las Instituciones Teológicas de la Región Mesoamérica de la Iglesia del Nazareno. Éstas son:

  • IBN (Cobán, Guatemala)
  • STN (Ciudad de Guatemala)
  • SENAMEX (Ciudad de México)
  • SENDAS (San José, Costa Rica)
  • SND (Santo Domingo, República Dominicana)
  • SETENAC (La Habana, Cuba) 

Un buen número de los y las líderes de estas instituciones (rectores, directores, vicerrectores y directores de estudios descentralizados) participaron activamente en el diseño del programa. La Escuela de Liderazgo cuenta con cinco Cursos Básicos, comunes a todos los ministerios, y seis Cursos Especializados para cada ministerio, al final de los cuales la Institución Teológica respectiva le otorga al estudiante un certificado (o diploma) en Ministerio Especializado. El objetivo general de la Escuela de Liderazgo es: “Colaborar con la iglesia local en el equipamiento de los ¨santos para la obra del ministerio¨ cimentando en ellos un conocimiento bíblico teológico sólido y desarrollándolos en el ejercicio de sus dones para el servicio en su congregación local y en la sociedad.”

Los objetivos específicos de este programa son tres:

  • Desarrollar los dones del ministerio de la congregación local 
  • Multiplicar ministerios de servicio en la iglesia y la comunidad 
  • Despertar la vocación al ministerio profesional diversificado 

 

AttachmentSize
PDF icon ES_dejando_un_rastro.pdf24.03 MB

Tabs

Subscribe to Escuela de Liderazgo: Dejando un rastro